En UniRiqueza te damos la bienvenida a nuestro portal, donde conseguirás una gran variedad de artículos, videos, audios y muchas herramientas que te ayudarán en diferentes aspectos de tu vida, como en lo profesional, lo económico, la salud, lo familiar y lo espiritual. Somos el portal de Crecimiento Personal y Auto Ayuda de los hispanoparlantes.
"Te invitamos a que formes parte de esta comunidad y participes de todos sus beneficios"

UniRiqueza Rss

No encontraste lo que buscabas? prueba aquí
Búsqueda personalizada

CÓMO VENCER LA SOMNOLENCIA

Publicado por UniRiqueza | Publicado en Salud | Publicado el 07-09-2010 | Leído 2.806 veces

somnolencia2Sentir sueño de día es normal durante los cambios de estación, pero también puede ser síntoma de que no se duerme lo suficiente o de que no se respetan los ritmos biológicos del organismo.

Aunque el día es para estar despierto y la noche para dormir, tener sueño durante la fase diurna es algo que a veces sucede. Nos referimos aquí en concreto a la llamada hipersomnia, al hecho de sentirse anormalmente somnoliento durante el día e incluso de quedarse dormido en situaciones inapropiadas. Se produce un aumento del 25% respecto a las horas absolutas del patrón normal del sueño.

A menudo la causa es un estado de fatiga asociado a una excesiva actividad laboral con falta de sueño, o un estrés físico o psicológico (hipersomnia temporal durante pocos días). En tales casos, volver a una situación más relajada hace que se normalice el ritmo sueño-vigilia y desaparezca esa tendencia.

De manera que la somnolencia excesiva durante el día, sin causa conocida, puede sugerir la presencia de un trastorno del sueño y cabe diferenciarlo de la fatiga. Además del estrés, también un cuadro depresivo –o el simple aburrimiento- puede acompañarse de apatía, fatiga y somnolencia.

Dormir bien para estar despierto

La primera causa de hipersomnia es la privación crónica del sueño, tan frecuente en la actualidad.

La falta de sueño puede provocar importantes cambios psicológicos como irritabilidad, ansiedad e incluso depresión. En relación al trabajo, disminuye el rendimiento y aparecen dificultades de atención, memoria y adaptación a situaciones nuevas. Si esa falta de sueño persiste, se acaban alterando los sistemas endocrino e inmunitario.

Recuperar el ritmo natural

La mejor manera de evitar la excesiva somnolencia diurna es conocer sus causas. Si hubiera alguna enfermedad concreta, por ejemplo una depresión, conviene ir al médico.

Para los afectados de apnea, lo primero es dejar de fumar, evitar el alcohol y perder peso. También hay dispositivos que ayudan a respirar mientras se duerme. Es importante la postura en la cama: los que roncan deberían dormir de lado o boca abajo, pero no les conviene recurrir a tranquilizantes o fármacos para dormir.

Si el problema obedece a un tipo de vida desequilibrado, que suele ser lo más habitual, lo mejor será volver a unos hábitos más naturales.

Es sabido que el ritmo natural del sueño y la vigilia se ha visto alterado a lo largo de la historia debido a la evolución tecnológica. Ya no dependemos de la luz solar para las actividades laborales o recreativas, pero eso no significa que nuestro organismo no necesite en buena medida seguir los ritmos biológicos que marca la naturaleza.

somnolencia-5En primer lugar hay que dormir suficientes horas. Se considera que la población activa duerme 7-8 horas en vez de las 8-9 de hace 50 años y que se duerme una media de 1,5 horas menos que a principios del siglo XX. Esto indica que padecemos en la actualidad una insuficiencia crónica de sueño nocturno.

Otro aspecto importante es evitar una sobrecarga del sistema nervioso, reduciendo si son excesivas las horas dedicadas a permanecer frente a pantallas electrónicas, sea el televisor o el ordenador.

Todo lo que contribuya a apartarnos de vez en cuando de nuestro entorno habitual y ponernos en contacto con el medio natural será deseable: ejercicio físico moderado pero regular, respiración amplia y rítmica, técnicas de relajación, etc.

Respecto a los alimentos y bebidas, conviene evitar el abuso de café u otros estimulantes. Es preferible llevar una dieta equilibrada rica en alimentos frescos (fruta, ensaladas) y una correcta hidratación (acostumbrándose a beber agua o zumos durante el día). Además, debe tenerse en cuenta, según demuestran varios estudios, que las bebidas industriales azucaradas aumentan la somnolencia en lugar de combatirla.

La clave está en lograr descansar bien durante la noche y así poder estar activos y despiertos durante el día, lo que significa seguir el ritmo al que nuestro organismo está adaptado desde tiempo inmemorial.

Dr. Daniel Bonet

Fuente: http://www.cuerpomente.com

Deja un comentario

Inscribete
Inscribete
Asiste