En UniRiqueza te damos la bienvenida a nuestro portal, donde conseguirás una gran variedad de artículos, videos, audios y muchas herramientas que te ayudarán en diferentes aspectos de tu vida, como en lo profesional, lo económico, la salud, lo familiar y lo espiritual. Somos el portal de Crecimiento Personal y Auto Ayuda de los hispanoparlantes.
"Te invitamos a que formes parte de esta comunidad y participes de todos sus beneficios"

UniRiqueza Rss

No encontraste lo que buscabas? prueba aquí
Búsqueda personalizada

Desarrollando su Capacidad de Liderazgo

Publicado por UniRiqueza | Publicado en Autoayuda, Comunicación, Crecimiento Personal, Motivación | Publicado el 06-04-2010 | Leído 2.750 veces

200147498-001

DESARROLLANDO SU CAPACIDAD DE LIDERAZGO

Usted es profesional y ha sido promovido en la compañía para la que trabaja, con personas a su cargo. Pero, ¿cómo conducir a su equipo al éxito?

En su nueva posición, sus colaboradores se reportan directamente con Usted Ahora tiene a cargo la dirección de un grupo y no sólo debe dar directivas, trazar líneas de acción y evaluar planes para alcanzar objetivos.

¿Qué es un líder?

Un grupo es algo mas que la suma de individualidades y, habida cuenta de la existencia de los “líderes naturales”, es decir, de aquellas personas que por sus rasgos de personalidad son elegidas por el grupo para liderarlo y dirigirlo, la capacidad de liderazgo es también el producto de un aprendizaje generado en la interacción entre la persona que detenta la autoridad o está en una posición de mayor responsabilidad y el grupo.

La capacidad de liderazgo, por lo tanto, puede desarrollarse. Nos ocuparemos aquí del proceder y de la actitud que actúan como soporte de un líder genuino.

El líder, además de organizar , dirigir y cohesionar al grupo y atemperar los conflictos surgidos de la práctica del trabajo, es quien estimula a sus colaboradores y será responsable por el modo en que ellos asuman el compromiso con la tarea, su meta debe ser extraer lo mejor de ellos, sus mejores capacidades e iniciativas.

Escuchar las opiniones de los demás le permitirá conocer qué cosas le impiden al grupo en una circunstancia determinada, llevar a cabo el trabajo con eficiencia.

Su éxito depende de sus colaboradores
Muchas veces es difícil conciliar la vida personal con la vida laboral sin que se produzca un desequilibrio o sin que una influya sobre la otra. Acérquese a sus colaboradores e interésese por ellos como individuos.

Póngase a la par de ellos cada vez que pueda, aún por unos pocos minutos y también cuando no tenga la experiencia en ese trabajo. Ellos sentirán que usted conoce los problemas que enfrentan a diario. Hágales saber que cuentan con su ayuda.

Tenga en claro sus metas personales, esto es adónde quiere llegar con su carrera y acepte las oportunidades y desafíos que se le presenten. Ser ambicioso no significa ser agresivo o convertirse en una amenaza para los demás.

Déle luz verde a las personas que, eventualmente puedan ocupar su lugar. Si se instala entre sus superiores la idea de que usted es irreemplazable en su posición, obviamente, no será promovido.

Conocer sus fuerzas y debilidades hará que usted pueda delegar tareas en quienes pueden realizarlas con mayor habilidad o pericia y, a su vez, lo pondrá en situación de rodearse de los colaboradores adecuados. Es importante que ellos sientan que tienen su respaldo.

Siempre trate a sus pares y colaboradores con respeto y cortesía, esto alivia las tensiones y pone las cosas en su lugar.

El estímulo es imprescindible

Estimule a su grupo, poniendo el foco en extraer lo mejor de cada uno.

A la hora de reconocer el éxito de algún colaborador cuyo desempeño haya sido particularmente bueno, una nota, escrita en papel con membrete de la empresa agradeciéndole el esfuerzo y congratulándose por los resultados, redundará en lealtad y confianza.

Si las cosas no funcionaron, nunca critique en público a un subalterno. Hágalo en privado en un clima de tranquilidad y la mayor distensión posible, y también, señale algún aspecto positivo de la gestión.

En momentos en que el proyecto del grupo no avanza o no rinde los resultados esperados, reúna a su gente y analicen lo sucedido, juntos establezcan de qué manera deberá funcionar la próxima vez. Por último, ponga el acento en aquello que aprendieron juntos.

Hágales saber que tienen su respaldo en cualquier situación de cambio: Usted los apuntará para un training, o la actualización de herramientas o de tecnología, e inclusive, cambio a otras posiciones.

Ocurre a veces, que el aceptar una posición de mayor responsabilidad dispara en muchas personas una autoexigencia excesiva que termina trasladándose al entorno.

Nadie está siempre en lo cierto ni lo sabe todo.

Bienvenidas las críticas

Estimule al grupo a opinar y al aporte de nuevas ideas. No rechace el disenso, porque es parte esencial en la producción de ideas.

Los hechos son que no estamos educados para escuchar críticas, pero aceptar los comentarios negativos refuerza nuestra autoconfianza.

Toda crítica tiene un aspecto constructivo y de utilidad, aprenda a encontrarlos y agradezca a la persona que hace el señalamiento.

Tenga confianza en usted mismo, escuche su voz interior y déjese llevar por su intuición, esto a su vez, posibilitará que los demás confíen en usted.

Cuando tenga un trabajo en proceso, evalúe todos los resultados posibles, tenga a mano estrategias para los imprevistos, lo que lo hará sentir más seguro si toca una corrección en la marcha del proyecto.

El responsable es usted

Usted, como cabeza visible de un departamento, es responsable por los errores de su staff. Si un documento es enviado al destinatario equivocado o la información suministrada es incorrecta, discúlpese con quien corresponda y trabaje luego con la persona responsable del error. En este caso en particular debe ser ejecutivo y su prioridad, la de resolver los problemas.

Como líder, es posible que algunas veces deba tomar medidas impopulares o antipáticas. Es importante es que usted sepa claramente que su responsabilidad es manejar conflictos y, eventualmente, ayudar a sus colaboradores a aceptar cambios.

Sí, por ejemplo, hablamos de un despido, aquí, la buena comunicación es la clave.

Cuando se lidera un equipo, por cierto, tarea delicada, hay que mantener el equilibrio.

Sea ecuánime, no haga manifiestas sus simpatías o antipatías personales y evite por todos los medios los comentarios negativos, así como también hacerse eco de chismes, por inofensivos que éstos parezcan, y evitará de este modo, que otros hagan comentarios sobre usted. Privilegie la discreción y la confidencialidad.

Si en alguna oportunidad tuviera que tomar una decisión en contra de sus principios, háblelo con sus superiores. Rechace cualquier propuesta reñida con los principios éticos.

Finalmente, no haga promesas que no podrá cumplir. No se comprometa arriesgando la credibilidad y el respeto que inspiran una conducta honesta.

Ponga sus talentos y capacidades a disposición de todos, sin reservas, lo que en la práctica evidenciará su compromiso con la responsabilidad asumida y volverá en forma de confianza, lealtad y reconocimiento.

Tomado del Boletín de Empleo de enplenitud.com. Para mayor información sobre los artículos de enplenitud.com o para suscribirte a su boletín, visita: http://www.enplenitud.com/

Deja un comentario

Inscribete
Inscribete
Asiste